El fin de semana Orianna Gutiérrez se trasladó hasta la frontera colombo-venezolana para apoyar el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela cuando fue impactada por una bala de goma en el pecho. Al mostrar los senos explicó ante las cámaras de los medios de comunicación: “Se dieron cuenta de que estaba ayudando a una señora desmayada y me tiraron a matar”. Pero esta vez no fue otra denuncia de las ya comunes agresiones por parte de los organismos del régimen de Nicolas Maduro en Venezuela, por el simple hecho de mostrar levantarse la camisa y mostrar el sostén con la herida en el pecho, Oriana se viralizó. 

En menos de 24 horas Orianna ganó más de 200.000 seguidores en su cuenta de Instagram, llenándose sus fotos con comentarios machistas, al punto que en muchas de las fotos desactivó los comentarios. Pero eso no fue todo, muchos portales venezolanos empezaron a sacar “artículos” acerca de sus fotos “más sexys”, en una muestra clara de sexismo y cosificación.

En un video Oriana pidió respeto indicando que su intención fue solo llamar la atención acerca de lo que está pasando en Venezuela y que aunque no iba a volver a mostrar la herida, todavía está en tratamiento por el golpe recibido.