Tayla Harris, jugadora profesional de fútbol de australiano, realizó un remate asombroso que terminó en un gol para su equipo, la cuenta de deportas de la cadena televisiva australiana Channel Seven publicó una foto de la hazaña de la joven, una foto que demuestra su desempeño atlético de alto nivel, los comentarios fueron en su mayoría ofendiendo y sexualizando a la joven jugadora, al punto que el medio deportivo decidió remover la foto.

Harris calificó estos comentarios de abuso sexual, manifestando que “eran comentarios repulsivos de contenido sexual” que la hicieron sentirse incomoda y pidió se tomen medidas sobre esta clase de acoso en línea. A esta petición se unió el Primer Ministro Autraliano, Scott Morrison que considero a los autores de los comentarios como “gusanos cobardes” que actúan con “un odio que los disminuye como personas”. 

Esta situación ha generado el rechazo de la población de este país, pero también un llamado de atención porque Harris no es la primera víctima de esta clase de comportamiento repudiable, otras estrella del fútbol femenino también han sido atacadas y ofendidas en las redes sociales, como fue el caso de la estrella olímpica Cecilia McIntosh, y en estos casos de acoso se han visto involucrados incluso jugadores de la liga masculina como Josh Mellington.

Por su parte Harris, publicó la famosa foto en su cuenta de twitter con el comentario, “Aquí una foto mía trabajando… Piensen en ello antes de hacer sus comentarios despectivos, animales”. 

No existe una muestra más inequívoca de la necesidad de una revisión profunda al sexismo en nuestra sociedad que estos casos donde una hazaña deportiva en la carrera profesional de una atleta termine siendo un episodio de acoso y abuso, esta situación debe parar y celebramos que se visibilice y condene en la sociedad y altas esferas de poder, porque es un primer paso para el cambio.