Más de tres millones de mujeres formaron un muro humano para pedir igualdad de género en el estado de Kerala, en La India, llegando a cubrir 620 kilómetros, luego de que se prohibiera la entrada a dos mujeres de cuarenta años al templo de Sabarimala, por considerar su entrada como un acto impuro por estar en edad de menstruar, es decir entre los 10 y los 50 años.

El Tribunal Supremo levantó esta prohibición el pasado septiembre, pero a pesar de ello 200 peregrinos intentaron evitar su entrada al templo. “La entrada de mujeres en Sabarimala es una victoria histórica para nosotras”, sostiene Trupti Desai, activista. No obstante, los más devotos siguen protestando por lo que consideran un “desafío”.

El llamado a la movilización para luchar por la justicia de género y los derechos de las mujeres fue dado por 176 organizaciones progresistas.