¿Alguna vez has salido con alguien que se sentía intimidado por tu éxito? En The Crown, la nueva serie de Netflix creada y escrita por Peter Morgan, vemos los inicios del Reinado de Elizabeth II en el Reino Unido, donde la actual soberana tuvo que lidiar no sólo con Parlamentarios que la veían como menos por ser una mujer joven sino también con su esposo quien la resentía por el poder que tenía en sus manos mientras él era sólo su consorte.

En la serie Claire Foy interpreta a Elizabeth mientras que Matt Smith, mejor conocido por su papel en Doctor Who, interpreta al Príncipe Philip. También cuenta con una actuación brillante de John Lithgow en el papel de Winston Churchil.

En The Crown, Elizabeth empieza siendo una princesa joven que insiste en que en sus votos matrimoniales se incluya la obediencia a su marido pero una vez convertida en Reina, comienza una transformación interna una vez que Elizabeth es consciente de su poder y del peso de la corona

En una escena donde Elizabeth y Philip hablan acerca los preparativos para la coronación, El príncipe Philip pregunta si está exento de inclinarse ante su mujer:

– ¿Eres mi esposa o mi reina?

– Soy ambas. Y un hombre fuerte sería capaz de arrodillarse ante ambas

– No me arrodillaré ante mi esposa.

– Tu esposa no te lo está pidiendo.

– ¿Pero mi reina lo ordena?

– Sí

– Te ruego que hagas una excepción

– No

Independientemente de la opinión que cada quien tenga sobre el sistema monárquico o sobre esta mujer, no se pueden negar los logros de Elizabeth II, quien trabajó como mecánica reparando camiones durante la Segunda Guerra Mundial, en 1998, durante una visita a Escocia del rey Abdullah de Arabia Saudí, país donde las mujeres no pueden manejar, se sentó al volante para llevarle como pasajero, puso en marcha la reforma de la ley para lograr la igualdad de género en la sucesión real y declaró “las oportunidades de las mujeres de hacer algo de valor en la sociedad de hoy son mayores que nunca porque, gracias a sus propios esfuerzos, han logrado tener un espacio mucho mayor en todas las áreas de la vida pública”.

Elizabeth II es una inspiración para todas las mujeres fuertes que no se dejan intimidar, especialmente por su marido.