Las deportistas ganadoras del campeonato de Asturias de squashfueron obsequiadas con dos cajas de cera depilatoria, una lima eléctrica para eliminar las durezas de los pies y un vibrador, junto con los trofeos, los hombres no recibieron estos ‘premios’.  Las cuatro ganadoras presentaron una queja dos días después ante la Federación de Squash del Principado de Asturias, expresando su disgusto “por unos obsequios sexistas y fuera de lugar”. “Nunca en la historia nos había ocurrido nada parecido”, declaró Maribel Toyos, vocal de la junta gestora de la federación, que remitió el asunto al Instituto Asturiano de la Mujer.

El torneo fue organizado por el Club Squash Oviedo, que se disculpó en un comunicado, declarando que los obsequios “fueron inapropiados y nunca debieron ser entregados”, pidiendo disculpas a las jugadoras, “al squash femenino nacional y al resto de deportistas” y tachan lo ocurrido de “inaceptable”. Dos directivos del club y uno de la federación han presentado su dimisión, y el asunto está en manos del Instituto Asturiano de la Mujer.