Sheryl Sandberg es la segunda al mando de Facebook. Entre las 10 mujeres más poderosas según la revista Forbes, en el 2013 co-escribió un libro llamado “Lean in. Women, work and the will to lead”, sobre las mujeres profesionales y las dificultades que enfrentan para alcanzar sus metas y la necesidad de hombres que contribuyan para lograr la igualdad en la sociedad. Este libro se convirtió en un best seller y originó la organización Lean in y su campaña Lean in circles que promovía la creación de grupos de mujeres profesionales que les permitiera apoyarse y hablar de sus retos y dificultades.

Pero todo comenzó en el 2010, con una TED Talk llamada “Por qué tenemos tan pocas mujeres líderes”, donde Sandberg reconoce que aunque estamos en una época más fácil para las mujeres, aún enfrentamos dificultades que los varones nunca conocerán. Pero lo especial de la charla centrada en la situación de las mujeres profesionales y el equilibrio con la maternidad actual o futura, es que nos habla de qué podemos hacer como individuos para mejorar esta situación. Esto es importante pues a veces creemos que no podemos cambiar el mundo y que las cosas son como son, y suena pesimista y la respuesta será cursi, pero hay que empezar con nuestra actitud. Sandberg nos da consejos como darnos nuestro puesto como profesionales, sin subestimarnos, y nos demuestra con cifras y estudios como esto no es lo común en las mujeres profesionales y tiene un costo.

“En el sector empresarial las mujeres que están en la cima en la alta dirección, en la junta directiva, encabezan con un 15%, 16%. Los números no se han movido desde 2002 y van en la dirección incorrecta. E incluso en instituciones sin fines de lucro, un mundo que a veces suponemos gobernado por mujeres, las mujeres de la cima son el 20%.” Sheryl Sandberg

Otra recomendación fundamental es sobre nuestras parejas y cómo deben ser compañeros verdaderos, manifestando que para que exista un mundo con igualdad, esa igualdad debe empezar en casa con la crianza y responsabilidades del hogar. Por último, Sandberg nos habla sobre cómo las mujeres, incluso antes de tener hijos empezamos hasta de forma inconsciente a no asumir más responsabilidades o desafíos laborales, porque sabemos el trabajo que implica llevar una carrera y un hogar, y en especial al tener hijos porque se siente culpa por el tiempo que no se invierte en su crianza y desarrollo.

Es importante exponernos a esta clase de conversaciones, en especial de mujeres exitosas, porque aunque tanto ser profesional como ser madre son decisiones de vida sumamente personales y que no todas compartimos o deseamos con la misma intensidad, todas sufrimos la carga de la expectativa de ser súpermujeres, de ser madres si somos profesionales, de ser profesionales si somos madres y de estar flacas en todos los casos (aprovechen a leer la opinión de Jennifer Aniston sobre esta carga). Solo reconociendo las dudas, las presiones, el agobio que significan estas decisiones para todas nosotras, podremos ser más generosas y apoyarnos, lo que significara ir cambiando nuestro mundo, una mente a la vez.