Heather Mitchell estaba acompañando a su hija de ocho años a su entrenamiento de sóftbol, en Alabama, Estados Unidos, cuando otra madre le hizo notar que a pesar de estar dentro del equipo, su hija no era atlética, pues era una chica muy femenina. El comentario de la otra madre, dejó a Heather pensando que su hija no debería tener que elegir entre ser una u otra cosa, por lo que decidió hacer una serie de fotografías, mostrando que las niñas pueden vestir como princesas y, al mismo tiempo, ser atletas y deportistas, porque pueden hacer y ser todo lo que deseen.

Después de la sesión, decidió compartir las imágenes con sus amigos y familia en su cuenta personal de Facebook y su mensaje gustó tanto, que comenzó a recibir mensajes de otros padres con hijas deportistas, pidiendo que también tomara fotografías como la que le había hecho a su hija y que hiciera una serie con esa temática, por lo que decidió hacer una pequeña sesión fotográfica.

«Nuestras hijas no deberían tener que escoger. Mis padres me enseñaron que yo podía ser lo que quisiera ser cuando creciera», comentó Heather en entrevista, haciendo referencia a que se puede ser atleta y también se puede ser femenina al mismo tiempo, sin tener que caer en esos estereotipos que dicen que las chicas que hacen deporte son ‘masculinas’.