Las mujeres Argentinas hicieron un histórico paro nacional entre la una y dos de la tarde en contra de la violencia de género y los feminicidios y luego se realizó una marcha en Buenos Aires desde el Obelisco hacia la Plaza de Mayo. Las protestas fueron convocadas por el colectivo “Ni una menos”, junto a otras 50 organizaciones. La convocatoria se hizo principalmente a través de las redes sociales y se llamó a las mujeres a que vistieran de negro por todas las mujeres que faltan, por las asesinadas y desaparecidas, contra la violencia y el terrorismo machista, contra la impunidad, contra el encubrimiento, contra la inacción y complicidad policial y estatal.

En el centro de Buenos Aires fue evidente la adhesión con una gran cantidad mujeres vestidas de negro. Asimismo, los medios de comunicación no fueron ajenos a las movilizaciones, ya que durante la hora que duró la huelga femenina, conductoras y periodistas no aparecieron ante cámaras de televisión ni ante micrófonos en las radiodifusoras. En la mayoría de los programas de televisión, las mujeres aparecieron vestidas de negro y desde la mañana de este miércoles fueron presentados informes sobre la violencia de género.

La pertinaz lluvia que comenzó anoche en esta capital no impidió que diferentes grupos de mujeres abandonaran sus lugares de trabajo y salieran a las calles para sumarse al paro y tomarse fotografías que subieron a las redes sociales.

La iniciativa surgió a partir del crimen de Lucía Pérez una adolescente de 16 años,  que fue drogada, violada y empalada en la ciudad costera de Mar del Plata. Tras abusar sexualmente de ella hasta su muerte, los asesinos lavaron su cuerpo y le cambiaron la ropa, la llevaron a un centro de salud y dijeron que había perdido el conocimiento por una sobredosis.

Desde este crimen, al menos otras tres mujeres han sido asesinadas en Argentina, Silvia Filomena Ruiz, de 55 años, fue acuchillada por su expareja; Marilyn Méndez, de 28 años y embarazada de tres meses, fue asesinada del mismo modo un día después también por su expareja y Vanesa Débora Moreno de 38 años, fue apuñalada este domingo por su marido.

La convocatoria, que empezó en Argentina, en menos de una semana se multiplicó en Latinoamérica y en el mundo, replicándose en Chile, Estados Unidos, Bolivia, México, España y Uruguay entre otros.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, resaltó hoy el compromiso del Gobierno para “prevenir, erradicar y asistir” cualquier muestra de violencia de género que está afectando al país, y destacó el importante papel de la educación al respecto. “Con la educación tenés la posibilidad de ser un buen vecino, ser realmente alguien querible y entender que todo tipo de violencia es algo de lo cual nos tenemos que alejar, especialmente de la violencia de género, que hoy nos está pegando y afectando mal”, dijo Macri durante la visita a una escuela porteña.

En lo que va del 2016, según el observatorio de la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), 226 mujeres fueron asesinadas por su condición de género. Solo en 17 días del mes de octubre, hubo 19 casos. En todo 2015, de acuerdo con el informe anual que publica la ONG “La Casa del Encuentro”, fueron 286, cifra similar a las del 2014 (277) y 2013 (295). De continuar la lamentable tendencia, este año culminará con un número de casos semejante, lo que plantea que en la Argentina no hay avances reales y concretos en la lucha contra la violencia hacia las mujeres.