Ma ma (2015), es una película de Julio Medem, protagonizada por Penélope Cruz y que en este mes de octubre, el mes dedicado a la lucha contra el cáncer de mama es una buena opción para verla con todas las mujeres de la casa, porque aunque es un drama, es una película arriesgada que tiene un tiene un médico que canta, una niña rusa pero sobre todo mucha esperanza.

Cada año hay  1.38 millones de nuevos casos detectados  y medio millón de muertes por cáncer de mama en el mundo según cifras de la OMS. El cáncer de mama es, de lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Ma ma, cumple varias tareas importantes, no solo visibiliza el aumento de casos de cáncer de mama cada vez más agresivos en mujeres jóvenes, también nos muestra con candidez como a veces no somos tan responsables como deberíamos con nuestra salud, Magda el personaje interpretado por Penélope tiene historial de cáncer en su familia y se sintió un bulto sospechoso en un seno, pero no fue inmediatamente al médico porque estaba por quedarse sin trabajo, tenía problemas con su esposo y un hijo que cuidar, quizás muchas en principio piensen que esto es irresponsable pero también es común, Magda tenía miedo, de tener algo grave, de que le faltara también la salud en un momento emocionalmente difícil, además es joven, se sentía bien, nos decimos a nosotras mismas, no debe ser grave, creo que en el fondo muchas podemos identificarnos con esos sentimientos.

También resulta importante que la película sin ser cruda es honesta sobre el cáncer, Magda además del bulto en su seno, tenía otro intercostal, levante la mano la que alguna vez pensó que debía revisarse también las costillas, creo que nuestro conocimiento llega hasta revisar la axila cuando mucho. Por ultimo Magda al sentirse bien después de tanta lucha contra el cáncer decide posponer un chequeo lo que genera nuevas malas noticias, y no puedo evitar pensar cuantas estamos en mora con la ida al ginecólogo o sólo nos hacemos el auto examen cuando alguien menciona el cáncer.

En medio de todo lo malo, hay varias historias de amor que conmueven, la amistad con el medico que se vuelve parte de tu equipo en la lucha por la salud, el amor romántico que Magda consigue en ese momento difícil de su vida pero sobre todo, el amor de madre, por un hijo que crece y ese miedo de no estar para él y por el hijo que viene como un símbolo de que la vida siempre busca prosperar cuando hay amor.

Aprovechemos esta película para verla con amigas y familiares, para crear consciencia no solo en nuestros seres queridos, en nosotras mismas, que nos incentive a cuidarnos y promueva la prevención, que es la mejor herramienta que existe contra el cáncer de mamas.