En Chile, la fundación Selena acoge a menores transgénero y a sus familias, y tras percatarse que varios de estos niños y niñas de esta comunidad LGTBI no terminan el año escolar, desertan o no estudian, unieron esfuerzos para crear el colegio para niñes trans Amaranta Gómez Regalado a principios de 2018, siendo el primero de su tipo en América Latina. La idea es erradicar la discriminación, el bullying y el acoso escolar que los rodea. Muchos de estos menores se sienten cómodos y en confianza porque, afirman, quienes estudian con ellos son personas muy parecidas que piensan igual.

Sin embargo, esta iniciativa a favor de la comunidad LGTBI tiene que superar un gran desafío económico. El colegio fue fundado utilizando el ahorro de sus fundadoras. Cuando este se terminó junto a la colaboración de los estudiantes decidieron pedir a los alumnos una colaboración mensual para poder sostener los servicio básicos.

El centro educativo de la fundación Selena no está adscrito al ministerio de Educación de Chile. Sin embargo, los niñes de la comunidad LGTBI que se educan allí pasan exámenes de grado que lo aprueban con mucha soltura.

Los maestros voluntarios dicen que además de la educación teórica que reciben también les enseñan a cómo sobrellevar casos de bullying, acoso o discriminación en las calles.

La fundación Selena de Chile ha sido nominada a recibir un premio del Fondo Internacional Trans que tiene un premio de 20 000 dólares para el apoyo a las actividades a favor de estos niños y niñas.