La depresión posparto afecta a una de cada seis mujeres y trae como síntomas pérdida de energía, cambios en el apetito, necesidad de dormir más o menos de lo normal, ansiedad, sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza y pensamientos de autolesión o suicidio, falta de lazos de afecto con el bebé y dudas sobre la capacidad de cuidar de una misma y del pequeño. Muchas veces esta se confunde con lo que se conoce como ‘baby blues’, pero este no dura más de dos semanas, es decir, si los síntomas persisten o aparecen tiempo después de haber dado a luz, podría tratarse de depresión posparto.

Hasta hace un par de semanas los medicamentos destinados a tratar este tipo de depresión tardaban demasiado en hacer efecto, y tomando en cuenta que la depresión postparto interfiere en el establecimiento del vínculo entre madre y bebé, lo que, a su vez, puede repercutir negativamente en la salud y el desarrollo del niño era necesario buscar otras alternativas, por lo que el pasado 19 de marzo, la FDA aprobó Zulresso, un fármaco que dio resultados en tan solo 48 horas en los ensayos clínicos. El principio activo de este nuevo medicamento es la alopregnanolona, que contribuye a disminuir la actividad neuronal. Como consecuencia, reduce la ansiedad y otros factores que conducen a episodios de depresión, y se administra por vía intravenosa durante 60 horas.

Las pacientes tendrán que recibirlo en un centro médico para que puedan estar vigiladas, ya que el medicamento puede tener efectos secundarioscomo pérdida repentina de la conciencia, dolores de cabeza, mareos y somnolencia, y estará disponible a partir de junio, con un costo entre US$20.000 y US$35.000, precio que no incluye la estancia en el hospital. Las compañías de seguros médicos estadounidenses están evaluando si lo cubren o no. Los científicos siguen trabajando para convertir el fármaco en una pastilla y para analizar si es eficaz contra otro tipo de depresiones.