Con artículos como “Donald Trump Is Gaslighting America” y “How the “Heartbeat Bill” Is Affecting a Girl Who Had An Abortion” no cabe duda de que Teen Vogue está cambiando su temática. Muchas personas que twitteaban sobre estos artículos lo hacían con un tono incrédulo, parecían sorprenderse de que una revista orientada a adolescentes estuviera publicando una cobertura política incisiva en lugar de tutoriales de maquillaje.

Pero estos cambios son consecuencias del rumbo que ha tomado la revista en el último año. En mayo, Elaine Welteroth, de 29 años de edad, asumió el cargo de editora. Welteroth, el director editorial digital Phillip Picardi y la directora creativa Marie Suter, han hecho que la revista cubra de manera más agresiva la política, el feminismo y el activismo. Juntos, han dirigido una serie de historias oportunas y noticiosas, incluyendo una entrevista explorando lo que es ser una mujer musulmana frente a una presidencia de Trump, una lista de razones por las que el récord de Mike Pence sobre los derechos de las mujeres y LGBTQ debería molestar a los lectores y un video en el que dos adolescentes nativos americanos de la tribu de Sioux de Standing Rock discuten las protestas del Dakota Access Pipeline.

Mientras algunos observadores casuales parecen sorprenderse de que una revista de moda adolescente esté enfocada en el racismo y el sexismo en vez de en “peinados y chismes de celebridades”, su sorpresa es muestra de que desconocen la atención de los jóvenes lectores están prestando a la política, un interés que Teen Vogue está aprovechando astutamente.

“Creo que en el año 2016 encontramos nuestra base y nuestra voz como una publicación de una manera fuerte”, dijo Picardi, el director editorial digital de la publicación, por correo electrónico a The Atlantic. “Obviamente, las elecciones han proporcionado circunstancias únicas y una verdadera necesidad de que alguien dirija las noticias a los jóvenes. Puesto que somos, en particular, una marca que habla directamente a millones de mujeres jóvenes, tenemos la responsabilidad de hacer lo correcto por ellas y ver las noticias a través de un lente muy específico”. La edición de septiembre incluía un ensayo personal de Hillary Clinton, una conversación entre Amandla Stenberg y Gloria Steinem, y una entrevista con Loretta Lynch.

Este otoño Condé Nast, la casa matriz de la revista anunció que la versión impresa de Teen Vogue se reduciría a cuatro números al año, con la publicación centrándose más en lectores digitales. Si la revista finalmente está ganando reconocimiento entre los adultos por su cuidadosa y matizada cobertura de temas de actualidad, es menos sorprendente para los lectores adolescentes que llevan meses tomando (y compartiendo) historias. En muchos sentidos, Teen Vogue simplemente está haciendo lo que una revista de moda hace mejor: observar las tendencias y difundirlas. Pero también les da a las jóvenes información valiosa sobre temas que les interesan. “Cuando se trata de noticias y política, nos miramos a nosotros mismos como un aliado y una plataforma, especialmente para las mujeres y minorías jóvenes”, dijo Picardi. “Creo que los jóvenes, y las mujeres en particular, son subestimados por el mundo en general, y quiero que seamos una plataforma que desafíe esa idea”.

La última edición de la revista cuenta con una entrevista que le hizo Zendaya a Michelle Obama, un artículo acerca de manejar mejor las finanzas y un editorial de moda con Pooja Mor usando poco maquillaje, por lo que esta publicación está cambiando la conversación de ideales de belleza imposibles a información y artículos que te nutren.