Después de que la sudafricana Caster Semenya ganara la final del Campeonato Mundial de Atletismo de Berlínde 2009otras corredoras elevaron sus sospechas acerca de su sexo. En ese momento la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo(IAAF) hizo público que había pedido un test de verificación de sexo en las semanas precedentes a que Semenya ganara la medalla, debido a que los resultados de las pruebas realizadas en Sudáfrica, previamente al Campeonato del Mundo, mostraban unos niveles de testosteronatres veces superior a lo normal. De acuerdo a algunos reportes no confirmados por la IAAF, Semenya tiene una anomalía cromosómica, no tiene útero ni ovarios pero sí testículos internos.

En juliode 2010, la IAAF aceptó las conclusiones de un grupo internacional de expertos médicos, según las cuales Semenya puede competir como mujer sin limitación alguna, pero hace un año, el 26 de abril de 2018, esta organización anunció una nueva regulación, que debía entrar en vigor en noviembre, que obliga a las atletas a mantener los niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro durante un periodo continuado de al menos seis meses para competir en pruebas de entre 400 m y una milla y ver reconocidas sus marcas. Si no lo hacen así, las corredoras «con disfunciones en su desarrollo sexual», como las describe la IAAF, deberán cambiar de prueba o competir como hombres.

De acuerdo a estudios a los que alude la IAAF, una mayor proporción de testosterona «aumenta un 4,4 % la masa muscular, entre un 12 y un 26 % la fuerza y un 7,8 % la hemoglobina». La nueva regla no cuestiona, aseguró la IAAF, «la identidad sexual o de genero de las atletas con disfunciones en su desarrollo sexual», sino que pretende «asegurar una competencia justa». El tratamiento para rebajar los niveles elevados es «un suplemento hormonal similar a la píldora anticonceptiva que toman millones de mujeres en el mundo». «Bajo ninguna circunstancia», advirtió la IAAF, se exige a las atletas que se sometan a «cambios anatómicos quirúrgicos».

Semenya recurrió ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) en junio de 2018, pero el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) falló en contra de su reclamo esta semana. La IAAF anunció que las normas se comenzarán a aplicar a partir del 8 de mayo.