Yumi Ishikawa, una actriz y modelo de 32 años, lanzó una campaña en internet para poner fin a la costumbre de que las mujeres lleven zapatos de tacón al trabajo, al tuitear a finales de enero un mensaje donde relataba las lesiones en sus pies por llevar tacones a diario. “Espero que algún día las mujeres podamos liberarnos de la costumbre de tener que llevar tacones al trabajo”, escribió Ishikawa, con la etiqueta “#KuToo”, una mezcla de “kutsu” (zapato, en japonés) y “kutsuu” (dolor).

Ishiakawa también inició una campaña en la web Change.org con el objetivo de recabar firmas para que las empresas dejen de diferenciar entre géneros a la hora de establecer reglas de etiqueta para sus empleados, y para acabar con la costumbre de los tacones por su impacto en la productividad y en la salud de las empleadas. En gran parte de las empresas y organismos públicos de Japón, las reglas de etiqueta o normativas internas exigen a los trabajadores llevar traje y zapatos oscuros, y falda y tacones en el caso de las empleadas.