Marvel’s Jessica Jones o, simplemente, Jessica Jones es una serie de televisión estadounidense creada por Netflix y basada en el personaje del mismo nombre de los cómics de Marvel. La serie está ubicada en el Universo cinematográfico de Marvel (UCM), compartiendo continuidad con las películas de la franquicia. A diferencia de la mayoría de las heroínas Jessica no usa su sexualidad, simplemente la tiene,  se viste normal y no usa una cantidad excesiva de maquillaje ni productos para el cabello. También se le pueden escuchar decir groserías y  verla tomar alcohol como las personas normales.

En palabras de Melissa Rosenberg, productora y showrunner de Jessica Jones “una de las cosas con las cuales quisimos trabajar cuando empezamos este proyecto fue eliminar todos los elementos de Honey Pot de Jessica Jones. Cuando ves a cualquier detective o policía mujer en otros shows las ves con tacos altos y una vestimenta ridícula para alguien que trabaja como investigadora. Desde el inicio sabíamos que no queríamos eso y que no íbamos a construir a Jessica como una Honey Pot.”

Rosenberg, confirmó durante una conferencia celebrada en la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo de la Universidad del Sur de California, que la segunda temporada contará sólo con directoras. En una ponencia titulada Transformando Hollywood: la diversificación del entretenimiento, Rosenberg contó que su objetivo inicial era aumentar el número de directoras, contratando primero a las mujeres disponibles para después completar el plantel con hombres. Pero después una persona de producción propuso otra idea, ¿por qué no trabajar solamente con directoras? Realizar una contratación inclusiva detrás de las cámaras fue “una decisión consciente y es muy importante que los programas de televisión lo hagan”, señaló al respecto Rosenberg, que como guionista también ha trabajado en la saga Crepúsculo y la serie Dexter.

En lo que respecta a la selección de sus equipos, Rosenberg incluye diferentes perspectivas del siguiente modo. “Cuando entrevisto a un guionista me interesa menos lo que ha estado haciendo profesionalmente que de dónde es, en qué trabajan sus padres, cuál es su experiencia vital, qué va a aportar personalmente”, explicó para después añadir: “No quiero un puñado de gente que sea y suene como yo y que tenga las mismas experiencias que yo tengo”.

En Mulier ya habíamos reseñado el problema de la poca participación de las mujeres en el detrás de las cámaras. En la dirección, como guionistas, dirección de fotografía y edición de las series nominadas a los Emmys este año por Mejor Drama, Mejor Comedia y Mejor Serie Limitada, las mujeres dirigieron sólo el 30,4% de los episodios y se ganaron 23,2% de los créditos de la escritura, el 7,1% de los créditos de la cinematografía y el 34,3% de los trabajos de montaje de los espectáculos propuestos.

Iniciativas como la de Melissa Rosenberg ayudan a que la industria Hollywoodense se abra a políticas y prácticas más inclusivas, ofreciendo una visión más real sobre nuestras vidas y experiencias, en especial cuando los programas de televisión son acerca de mujeres.