En el 2015 dos hombres fueron acusados de drogar y violar a una mujer peruana de 22 años en Italia, y fueron condenados por el tribunal de primera instancia, pero el tribunal de apelación de Ancona, integrado por tres juezas, los absolvió haciendo suyos los argumentos de los supuestos abusadores que era demasiado masculina, fea y poco atractiva para ser violada.

La sentencia fue anulada en Casación y el proceso de apelación deberá celebrarse de nuevo en la ciudad de Perugia. El caso ha provocado indignación en Italia criticando el lenguaje utilizado en las motivaciones de la sentencia que absolvió a los condenados.

Para el fiscal general de Ancona, Sergio Sottani, que impugnó la sentencia, se debe evitar que «las palabras que se utilizan puedan constituir una forma más de violencia contra la mujer». Y rechazó que «la falta de atracción sexual del presunto violador por la víctima pueda representar un elemento en apoyo de la falta de responsabilidad».