Greta Thunberg es una estudiante y activista sueca de 16 años que en agosto de 2018 se convirtió en una destacada figura dentro de las huelgas estudiantiles realizadas en las afueras del Riksdag (Parlamento sueco), generando conciencia hacia el calentamiento global. En noviembre de 2018, habló en TEDx Estocolmo, y en diciembre de 2018, realizó un discurso ante al XIV Conferencia sobre el Cambio Climático (COP24) de las Naciones Unidas, la cual le hizo tener notoriedad mundial.

El 20 de agosto de 2018, Thunberg, que en entonces estaba en noveno grado, decidió no asistir a la escuela hasta las elecciones generales de Suecia de 2018, realizadas el 9 de septiembre, tras la ola de calor y los incendios forestales en Suecia. Sus demandas eran que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono en base a lo establecido en el Acuerdo de París, por lo que decidió protestar sentándose en las afueras del Riksdag todos los días durante la jornada escolar, junto con un cartel que decía Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima).

Tras su intervención en la cumbre del clima de la ONU en Polonia y en el foro de Davos, se convirtió en ejemplo para muchos jóvenes en diversos países, que han impulsado iniciativas similares y ahora Thunberg ha sido nominada al Nobel de la Paz de este año por un grupo de diputados socialistas noruegos. “Hemos nominado a Greta porque la amenaza climática es probablemente una de las principales causas de guerra y conflicto. El movimiento de masas que ha impulsado es una contribución muy importante para la paz”, reveló hoy a la edición digital del diario “VG” el diputado noruego André Øvstegård.