En Melbourne Australia, se ha puesto en marcha Free To Be una herramienta online que permite señalar en un mapa los lugares en los que las mujeres fueron víctima de algún tipo de acoso. La página web es obra de Plan International, una organización benéfica infantil.

Para crear Free To Be, sus desarrolladores empezaron recolectando información de encuestas hechas a mujeres en las que se les preguntaba por los lugares más inseguros y los más seguros de su ciudad, a lo que se le han ido sumando los comentarios que las australianas están dando sobre su día a día en Melbourne.

El Ayuntamiento de la ciudad aplaudió la iniciativa y ha anunciado que la policía local tomará en cuenta la información que allí se vaya publicando. Plan International espera que su herramienta esté disponible pronto en otras ciudades australianas y también en otros países, por lo que están desarrollando una app que permitirá a las mujeres avisar en tiempo real que están sufriendo algún tipo de acoso.

En la página web de Free To Be encontramos además historias de tres mujeres que se asociaron con Plan International para tomar medidas contra la culpa de las víctimas. Carly tenía sólo 16 años cuando se encontró en peligro, estaba caminando con sus amigos cuando pasaron tres chicos de 20 años y uno la agarró por la espalda tan fuerte que la hirió. Ella le gritó al hombre, pero él la miró, se rió y le dijo que sabía que quería que la tocara de nuevo, pero ella le dijo que no.»Él realmente no reconoció que yo había dicho algo hasta que grite ¿cómo se siente ser un pedófilo? Tengo 16 años «, dijo. Pero él respondió que no era su culpa que parecía más vieja.

Como ella, la mayoría de las mujeres han sido objeto de silbidos y de comentarios sexistas, «No hay nada agradable en ser objetificado», manifestó Carly.

Aunque estas iniciativas no son soluciones a largo plazo ayudan a disminuir el porcentaje de acoso que sufren las mujeres y son importantes para concientizar a la sociedad de que este problema existe y va más allá de la ropa que usaba la mujer o la cantidad de alcohol que tomó.