Feminista ilustrada nació para dar visibilidad a las situaciones de machismo cotidiano, ese que no se suele detectar a simple vista. Con tono irónico y humor, intenta ofrecer alternativas y consejos para evitar este tipo de actitudes, tanto para ellos como para ellas. Las ilustraciones muestran cómo serían las cosas en un mundo al revés, donde fueran las mujeres las que tuvieran esos comportamientos.

El objetivo es hacer llegar a las personas menos cercanas al feminismo el mensaje de la igualdad con un discurso claro y directo.

Las ilustraciones están realizadas por Maria Murnau comunicadora audiovisual de la Universidad de Sevilla, que cursa actualmente una Maestría en Género, identidad y ciudadanía de la Universidad de Cádiz y Helen Sotillo que estudió Publicidad y Relaciones Públias, realizando prácticas de diseño gráfico digital en París.

De acuerdo con una entrevista del Diari de Tarragona la idea de las viñetas surge de sus experiencias personales así como las de sus amistades y familiares en el día a día en la calle, en un bar, en una oficina, de las series, las películas y la publicidad.

Para Maria y Helen las chicas tienen que analizar y ser conscientes de la influencia de la cultura machista sobre sus vidas y los chicos tienen que escuchar y tener empatía para así sumarse al cambio. Para darnos cuenta de los comportamientos machistas del día a día lo más efectivo es hacer un cambio de roles, invirtiéndolos, porque nos “choca” verlo en otro género al que no estamos acostumbrados, haciéndonos reflexionar y entender que no está bien.