El “Pink Tax” es el sobreprecio que encarece productos de consumo masivo cuando están destinados a las mujeres. Este recargo causa que a lo largo de su vida, las mujeres gasten miles de dólares más que los hombres en productos de higiene básica.

Jolie Alony y su marido, propietarios de la farmacia Thompson Chemists del centro de la ciudad de Nueva York, al darse cuenta de este problema, crearon e implementaron por un día el “Man Tax”, una cuota extra del 7% sólo para clientes masculinos, mientras que las mujeres hicieron compras libres de impuestos.

“(Las mujeres) ganamos menos dinero y tenemos que gastar más”, explicó en una entrevista Alony. “Así que estamos tratando de mostrar agradecimiento a las mujeres.”

Alony y su marido, Gary, abrieron la farmacia en 1994, y decidieron darle a las mujeres una rebaja de impuestos este Día de la Raza para aumentar la concientización sobre este tema, especialmente después de un fin de semana particularmente difícil donde el sexismo del candidato republicano Donald Trump de nuevo ocupó el centro del escenario.

De acuerdo a Alony la recepción había sido “muy positiva”, especialmente entre las mujeres. Los hombres, dijo, en su mayoría habían sido receptivos, a excepción de uno que llamó a la farmacia para exigir que se quitara inmediatamente la publicidad acerca del “Man Tax”, pero Alony declinó la petición. Si esta propuesta tiene éxito, la farmacia continuaría aplicando el “Man Tax” una vez al año.