Esta semana fue reseñado en los medios una publicación en Instagram de Amy Schumer, donde la comediante mostraba una foto publicada originalmente en Facebook, en la que vemos dos revistas para adolescentes Girl’s life y Boy’s life, y se podía comparar cómo alentamos a las niñas a “tener un cabello de sueño” y a los niños a “explorar su futuro”.

La publicación se limita a decirle a las niñas que se concentren en cuidar su imagen, en su primer beso y en la ropa que está de moda. Pero a los adolescentes varones les da orientación vocacional. Si quieren ser bomberos, artistas o astronautas en la revista pueden saber cómo ser lo que quieren ser.

Cuando se le consultó a Karen Bokram, publicista y editora fundadora de la revista, por su opinión, comentó «¿somos más que labiales y ropa? Por supuesto, está bien que te gusten los labiales o estar interesada en la moda, no sé cuándo (el problema) se convirtió en o te gusta el labial y la ropa o quieres ser astronauta”. También, manifestó su preocupación porque la revista sea juzgada sin leerla cuando presenta otros contenidos sobre amistades y experiencias personales, lo que resulta irónico por decir lo menos.

Reconocer las limitaciones que imponemos a las mujeres desde niñas, cómo moldeamos sus aspiraciones y sueños dentro de las expectativas de la sociedad, donde parece que solo se necesita que las mujeres sean bellas, lo que les permitirá el final feliz de casarse y tener hijos, nos aclara por qué no hay tantas mujeres científicas o astronautas.

Pero hay esperanzas. La publicación de esta foto y la carta abierta al directorio de Girl’s life la hizo una madre preocupada por el mensaje que los medios envían a sus hijas. Otra madre que se vio en la misma situación, Erin Bried, es la creadora del proyecto de periodismo más exitoso de Kickstarter, con el cual se recaudaron 171.215 dólares para la creación de la revista Kazoo, dirigida a niñas de 5 a 10 años y que publica cómics, experimentos e historias que buscan inspirarlas a ser fuertes, inteligentes, valientes, y sobre todo, ellas mismas.