El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha puesto este viernes en una situación algo incómoda a la canciller alemana, Angela Merkel, durante su visita a Berlín, al rechazar las opiniones políticas de su esposa, Aisha Buhari, con un comentario machista. “No sé exactamente a qué partido pertenece mi mujer. En realidad su lugar es mi cocina, mi comedor y el resto de habitaciones de mi casa”, dijo el presidente nigeriano a la pregunta de un periodista sobre el pronunciamiento político de su esposa.

Durante una entrevista en la BBC, Aisha Buhari, la segunda esposa del Presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, confesó que no cree que apoye a su marido en las próximas elecciones, que se celebrarán en 2019, diciendo que sólo un cambio radical en su Gobierno le haría cambiar de opinión.

La respuesta de Buhari puso en una delicada situación a Merkel, quien hasta entonces había elogiado los esfuerzos de Nigeria en la lucha contra el terrorismo internacional y hecho votos para una intensificación de la cooperación bilateral. La canciller puso cara de circunstancia mientras el presidente seguía con su discurso acerca del papel que, a su parecer, le corresponde desempeñar a la primera dama.