Si pudieses predecir cuando algo malo va a pasar, ¿cambiarías tus acciones para evitarlo? Violeta se despertó a la mañana siguiente pensando en todas las cosas que pudo hacer para evitar ese desenlace, pero nunca podría haber predicho todo lo que iba a pasar en una cita.

Un par de días antes Violeta había hecho match con un argentino que tiempo atrás le había acelerado el corazón pero ambos tenían pareja, pero esta vez el argentino y ella estaban solteros e inmersos en el mundo de Tinder, y como la paciencia no era cosa de ella decidió escribirle, luego de notar que el Argentino la había stalkeado dejando rastro de ello en las historias que había subido Violeta a su Instagram.

El Argentino la invitó a su casa a tomarse unos tragos, Violeta debió haber leído eso como una mala señal pero por primera vez en años tenía una cita con alguien que le gustaba, alguien que ya conocía, así que a pesar de todo se sentía segura, que equivocada estaba.

Violeta estaba tan nerviosa que no notó que no terminaba de beber el vino que tenía en su copa cuando él le estaba sirviendo más, ella se sentía en la cima del mundo, se sentía sexy y coqueta mientras hacía chistes en su idioma natal, y se quedaba embelesada escuchándolo hablar de su país, ese al que nunca había ido pero se moría por conocer, pero en un momento lo único que quería hacer era acostarse a dormir, ya no podía seguir tomando alcohol, así que cuando le agarró la mano y la llevó al cuarto, Violeta, quien ya no tenía muros para defenderse, se acostó en la cama pensando que iba a descansar un rato, pero en eso también estaba equivocada.