El estado de Nueva York legisló sobre el derecho al aborto en el 46 aniversario de la histórica sentencia del Tribunal Supremo que lo legalizó en EE.UU. y ante el riesgo de que “se reconstruyan las barreras” que se derribaron en 1973, según declararon los congresistas. De esta forma, el Senado y la Asamblea neoyorquinos aprobaron un paquete de tres medidas entre las que se incluye el Acta de Salud Reproductiva, que “protegerá” en el estado la despenalización del aborto lograda con la sentencia “Roe v. Wade”, de acuerdo al gobernador Andrew Cuomo, quien se había propuesto firmar esta ley antes de terminar el mes enero.

La líder de la mayoría demócrata en la cámara alta, Andrea Stewart-Cousins, declaró en una rueda de prensa previa a la votación que el presidente Donald Trump “ha dejado claro que quiere revocar Roe v. Wade”, un fallo judicial que dio a las mujeres “el derecho a tener autonomía sobre su cuerpo y tomar decisiones”, agregando que “era una barrera que pensamos que no tendríamos que afrontar de nuevo, pero también sabemos que cuando consigues algo, siempre habrá alguien que quiera volver a las maneras de antes, y ladrillo a ladrillo están empezando a reconstruir la barrera”.

De acuerdo al Acta de Salud Reproductiva (RHA, en inglés) será legal el aborto en las 24 primeras semanas del embarazo o más adelante en la gestación si se determina que la madre está en riesgo, despenalizando el proceso e incorporándolo a la legislación de sanidad pública.