Ana Paula da Silva es la quinta parlamentaria más votada de su estado, pero en las redes sociales lo que se discutió fue el atuendo que eligió para la toma de posesión del cargo de diputada estatal del estado de Santa Catarina.

Gracias a un mono rojo que dejaba descubierto su pecho y espalda, da Silva fue acosada, “Ser criticado en la vida pública es algo normal y esperado, pero me sentí psicológicamente violada…Un internauta dijo que si me violan no puedo reclamar. Y una mujer comentó que yo no podría hablar de Dios, porque Dios no bendecirá a una mujer como yo”, dijo en una declaración.

En sus redes sociales, da Silva compartió una instantánea del día de la ceremonia y escribió en la imagen algunos de sus logros políticos, entre ellos, el índice de 90% de aprobación alcanzado mientras era alcaldesa de la ciudad de Bombinhas y la elección de su gestión municipal como la tercera mejor de todo el país.

También agregó que lo ocurrido es una oportunidad para discutir sobre el machismo y la violencia de género en el país, así como sobre el lugar de las mujeres en la política. «Las mujeres están en la política y la sociedad tiene que acostumbrarse a ellas como son. Hay cuestiones mucho más importantes que discutir para la Asamblea Legislativa», afirmó.