Como parte de las actividades de la ONU para visibilizar el problema de la violencia de género este 25 de noviembre en el día creado para crear conciencia sobre esta problemática que afecta a la mitad de la población, inicia una campaña de 16 días de activismo contra la violencia de género terminando de forma simbólica el 10 de diciembre día de los derechos humanos.

Esta campaña intenta recaudar fondos para la lucha contra la violencia de género, bajo el titulo pinta el mundo de naranja, se intenta promover las iniciativas que intentan erradicar este fenómeno que afecta la economía y el bienestar de las naciones.

A veces no entendemos la razón de ser de estos días especiales o parecen no tener mucho efecto, pero aunque a muchos les parezca poco o demasiado, el que este viernes en todo el mundo se hable de violencia de género y se obtenga atención de la opinión pública, los gobiernos y los medios de comunicación, puede que no solucione el problema definitivamente pero contribuye a hacer la diferencia, en Latinoamérica y el Caribe, cada día mueren no una o dos sino 12 mujeres por violencia de género, como informo el mes de octubre de este año, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La violencia de género no se limita a los países menos desarrollados, según el reporte de la organización intergubernamental Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) la OMS reporto en el 2013 que los cinco países que lideran la tasa de feminicidios son El Salvador, Colombia, Guatemala, Rusia y Brasil, la mitad de los 25 países que conforman este infame ranking pertenecen a Latinoamérica y el Caribe.

La ONU estima que cada año 66.000 mujeres son asesinadas en el mundo, 1 de cada 3 mujeres padecerá algún tipo de violencia durante su vida, estos daños causados en su mayoría por un compañero intimo tiene un costo, 5,2% de la economía mundial, algunos países han calculado el costo de lo que representa la violencia de género, desde los días que las mujeres no pueden asistir a sus empleos hasta los gastos médicos que requieren para tratar sus heridas; en el Reino Unido el costo es de 16.000 millones de libras esterlinas, en Vietnam el monto asciende al 1,4 del PIB de la nación y en EEUU se ahorraron 14.800 millones de dólares en los daños relacionados a este tipo de violencia.

Así que la participación de las naciones en erradicar la violencia de género es una inversión de rápida recuperación que incide directamente en la mejora económica y social de los países comprometidos en esta lucha, la protección y avance de las mujeres apalanca el desarrollo de sus países, en estos tiempos donde los intereses económicos gobiernan las decisiones sociales, la seguridad y desarrollo de las mujeres es una oportunidad ganar-ganar.