Shane M. Piche, un exconductor de un autobús escolar en Nueva York que hace unos meses admitió haber violado a una joven de 14 años que viajaba como pasajera en una de sus rutas, fue condenado a 10 años de libertad condicional y el nivel más bajo en el registro de delincuentes sexuales de Nueva York.

El hombre de 26 años de edad conoció a la víctima, cuya identidad no fue revelada, durante una ruta en el distrito escolar de Watertown City, un pequeño pueblo al norte del estado, cerca de la frontera canadiense y la agresión sexual se produjo en la vivienda del hombre. Piche fue arrestado y en febrero se confesó culpable de violación en tercer grado, el delito para los adultos de 21 años o más que mantiene relaciones sexuales con jóvenes de 17 años o menos. Según la ley que aplica en Nueva York, se trata de un crimen de categoría E, castigado no con cárcel sino con libertad condicional por un mínimo de un año y medio. Piche también quedará registrado como delincuente sexual de nivel 1, es decir, con bajo riesgo de reincidencia, y no será incluido en las bases de datos en Internet para este tipo de criminales. Además, no podrá quedarse a solas nunca con ningún menor de 17 años.