Una mujer de 37 años proveniente de Uganda fue condenada en un juicio celebrado en Londres por la mutilación genital de su hija de tres años. Durante el juicio, la mujer alegó que su niña “se cayó sobre un metal que rasgó sus partes privadas”, y que no estaba utilizando ropa interior cuando ocurrió. La niña fue trasladada al Whipps Cross Hospital, en Leytonstone donde perdió una cantidad significativa de sangre debido a las heridas, según informó BBC News.

Tanto la mujer como su pareja negaron durante el juicio su culpabilidad en cuanto a la mulitación genital femenina, su pareja fue absuelta mientras que la mujer se enfrenta a una condena por un delito penado con hasta 14 años de prisión en el Reino Unido.

Durante la investigación del caso, la policía encontró diversos objetos que la acusada utilizaba como “hechizos” para tratar de silenciar a los trabajadores sociales y abogados que habían denunciado el caso, según se describió en el juicio. La mutilación genital femenina, practicada en unos 30 países de África y algunos de Asia y Oriente Medio, es la práctica de extirpar los genitales externos femeninos y provocar otras heridas por razones no médicas.