El vibrador Osé, el primero que funciona sin necesidad de manos y creado por un equipo de ingenieras quedó fuera de la edición de 2019 de CES. La empresa creadora, Lora DiCarlo, había ganado en octubre un premio a la innovación por el producto que entonces participó con el nombre de Vela. El premio fue entregado por la Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA, por sus siglas en inglés).

Más tarde, fue invitada a exhibir el dispositivo en el Consumer Electronic Show, conocido por sus siglas CES, que se celebraba del 8 al 11 de enero en Las Vegas, pero luego le informaron a la empresa inesperadamente que los administradores de CES y de la CTA habían anulado su premio y que no podían exhibir a Osé en CES 2019.

La empresa aseguró que la CTA explicó que había incluido por error al dispositivo en la feria y que podía retirar cualquier producto inmoral u obsceno en cualquier momento. Luego la CTA declaró al portal The Next Web que el producto no encaja en ninguna de sus categorías y que nunca debió ser aceptado.

Pero esto solo logró visualizar el doble estándar que existe entre los productos sexuales dirigidos a las mujeres al comprarlos con lo de los hombres. En el CES 2018 debutó RealDoll Harmony, un robot sexual en forma de mujer de proporciones irreales y en 2017 hubo una sala que mostraba pornografía en realidad virtual que recibió más de mil visitas en su día de apertura.