El acoso sexual callejero será penado con multas en la capital de Argentina, un país donde la cultura machista está tan fuertemente arraigada que según cifras del Ministerio de Seguridad, las agresiones sexuales aumentaron 78% entre 2008 y 2015.

La ley sancionará a quienes incurran en “acoso sexual, verbal o físico, producido en espacios públicos o de acceso público, que hostiguen, maltraten o intimiden y que afecten en general la dignidad, la libertad, el libre tránsito y el derecho a la integridad física o moral de personas, basados en su condición de género, identidad y/o orientación sexual” a través de comentarios sexuales directos o indirectos al cuerpo; fotografías y grabaciones no consentidas a partes íntimas; contacto físico indebido o no consentido; persecución y arrinconamiento; masturbación y exhibicionismo.

La norma fue aprobada el miércoles por la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires e impone multas a los acosadores que oscilarán entre 200 pesos (US$12,50) y 1.000 pesos (US$62,50) o la realización de trabajo comunitario por un lapso de entre 2 y 10 días.

El acoso sexual callejero es habitualmente tolerado e incluso remarcado como parte de la cultura, especialmente la porteña, pero este país fue sacudido este año por el caso de Lucía Pérez, una joven de 16 años que fue violada y asesinada en octubre en Mar del Plata. De acuerdo con Ni Una Menos, un movimiento que lucha contra la violencia hacia las mujeres, cada 30 horas una mujer muere en Argentina solamente por causa de su género.