Lo escuchamos todo el tiempo “las acusaciones ‘falsas’ de abuso sexual arruinan la vida de los hombres”, pero ¿es realmente cierto? ¿En verdad cuáles vidas son las que se arruinan cuando sale a la luz un escándalo de abuso o acoso sexual? Tomemos un ejemplo reconocido, Monica Lewinsky, la que en algún momento fue una joven pasante de la Casa Blanca con un futuro prometedor terminó siendo el blanco de chistes y criticas, desde su físico hasta su personalidad fue examinado, al punto de criticar a Bill Clinton por haber elegido a una “gordita” como víctima de sus avances siendo el hombre mas poderoso del mundo, como si por su físico Monica se mereciera la atención que provocaba, buena o mala.

Seguro pensaran que esto ya no pasa, pero lo seguimos viviendo, dos palabras, Brett Kavanaugh. Después de que Donald Trump nominara a Kavanaugh para la Corte Suprema de Justicia, salió a la luz una acusación de abuso sexual contra el juez, que fue a su vez seguidas por otras dos mujeres que alegaron ser víctimas de similares actuaciones por parte del jueza. Esto generó una audiencia ante el Senado, en el que la primera víctima en denunciarlo, la Dra. Christine Blasey Ford relató cómo Kavanaugh y su amigo Mark Judge la empujaron sobre la cama de una habitación de la casa donde estaban reunidos varios amigos, cuando Kavanaugh se abalanzó sobre ella y comenzó a quitarle la ropa y a impedirle con su mano gritar o pedir ayuda.

Ford, quien ese entonces tenía 15 años logró escapar. En la audiencia por su parte, Kavanaugh declaró que su familia y su nombre habían sido “total y permanentemente destruidos por acusaciones viciosas y falsas”, el Senado de los Estados Unidos decidió creerle y así este 6 de Octubre oficialmente se volvió miembro vitalicio de la Corte Suprema de Justicia Estadounidense, sirviendo en esta institución junto al juez Clarence Thomas, quien en el momento de su nominación fue denunciado por Anita Hill por acoso sexual. Estos son los miembros de la principal corte de un EEUU gobernado por un agresor sexual que no respeta a las mujeres.

Kavanaugh se une a otros hombres como el mismo Trump, Lois C.K, y todos aquellos que enfrentaron absolutamente ninguna consecuencia por sus acciones, en cambio, esperemos que Ford pueda seguir con su vida aunque ya trascendió que no esta viviendo en su casa por las amenazas que recibe diariamente, y veremos qué sucede también con  su carrera que ojalá no termine truncada como la de sus antecesoras, porque después de esto queda claro que las acusaciones de abuso o acoso sexual definitivamente arruinan las vidas, si, las de las mujeres.