La cantante Bebe participó en una mesa redonda llamada ‘Música con voz de mujer’ que buscaba analizar la situación de las mujeres en la industria musical, junto a las promotoras Isabel Sánchez y Marcela Sanmartín, y la técnica de sonido y cantante del grupo Las Chillers, Rocío Sáinz. 

Lo sorpresivo fue que participando en este tipo de diálogos, Bebe declarara que ella ha sido educada en la igualdad y que lucha por ella pero, al mismo tiempo, ha dijo que ella no es «ni machista, ni feminista», agregando que en la actualidad existe un feminismo que «enfrenta» y que es muy radical.

Además, ha aseguró que la mujer se está poniendo «todo el rato como víctima», cuando las españolas «son afortunadas, sólo por haber nacido en este lado del mundo». A su juicio, los movimientos feministasno deberían darse «tanta importancia» y ha indicado que la lucha por la igualdad «devora la energía» e «impide seguir» a las mujeres para «avanzar». «Perdemos mucho tiempo», agregando que aunque sí ha detectado algún comportamiento machista en su carrera, nunca le ha dado importancia porque, «no comprende» como alguien puede pensar así. 

En este contexto, ha confesado que no se ha preguntado por qué en la industria de la música hay más hombres quemujeres,en concreto, un porcentaje de 80%-20%, según los datos recogidos por Mujeres de la Industria de la Música (MIM).

Por otra parte, Rocio Sáinz declaró que esta brecha de género en el mundo de la música se debe a la educación y a los referentes que los jóvenes tienen durante su crecimiento, agregando que apenas hay mujeres en los puestos técnicos y de representación, y que hay hombres y grupos musicales de hombres que no quieren girar con mujeres, y vinculado el escaso número de grupos musicales de mujeres porque se trata de una profesión sacrificada que no es compatible con los roles habituales que se les asigna, como los cuidados.

Durante el debate también se habló del aumento de mujeres en los carteles de los festivales, donde Sáinz declaró «se trata de que el día de mañana no estemos hablando de cupos, sino de que se contrata a artistas porque son buenos», agregando que está «cansada» de tener que hablar siempre de «feminismoen la música» y de «liderar» la lucha. «Nunca se invita a chicos a estos debates», agregando «MIM nació de mentirles a nuestros jefes para poder hacer las reuniones. Ahora nos tenemos que juntar con los artistas porque sois la voz que tenemos». Sanmartín, por su parte, ha reclamado que se «normalice» el feminismo cuanto antes, y que deje de ser noticia «el número de mujeres que actúa en un festival».