La modelo Barbara Palvin se convirtió en la primer modelo húngara en recibir las alas de Victoria´s Secret y convertirse en un ángel, pero la controversia llegó cuando varias páginas ‘pro-skinny’ la señalaron como la primera modelo de talla grande en ocupar este puesto. Muchos señalaron que si bien su cuerpo no es el de las ‘típicas’ modelos, tampoco es el de una modelo de talla grande pues mide 1.76, pesa 54 kg y usa talla 8. 

La falta de diversidad en Victoria’s Secret no es nada nuevo, en Noviembre, en una entrevista con la revista Vogue,  se le preguntó a Ed Razek, director de marketing de Victoria’s Secret, si la marca pensaba incluir en un futuro modelos con cuerpos distintos a lo hegemónico, a lo que Razek respondió “Si me estás preguntando si hemos considerado la posibilidad de incluir modelos trans o de tallas grandes en el desfile, te diré que, sí, lo hemos hecho y lo hemos descartado. Intentamos hacer un especial de televisión para tallas grandes en los 2000, pero nadie tenía ningún interés en ello, todavía no”.

Pero lo cierto es que si hay interés, tras el último show (cuya audiencia se desplomó un 32% respecto al anterior) las ventas en tiendas físicas cayeron un 5% en el primer trimestre, después de caer un 6% en 2017 y un 1% en 2016. Su marca Pink, centrada en un público más joven, ha disminuido sus ingresos un 33% desde 2015. Las mujeres estamos cansadas de los estereotipos impuestos por el patriarcado y la imagen de marca que transmiten dista de lo que entendemos hoy como plural y empoderador, teniendo como principales rivales a Aerie y Savage x Fenty que cuentan con modelos que representan una belleza más inclusiva.