Los datos confidenciales de 14.200 personas infectadas de VIH, muchas de ellas, extranjeras, han sido robados y publicados en internet, según han anunciado las autoridades de Singapur. 

Una persona no autorizada obtuvo informaciones confidenciales de 14.200 individuos portadores de VIH hasta 2013 y las coordenadas de 2.400 de ellas“, ha indicado el ministerio de salud en un comunicado. Los datos publicados incluyen nombres, identificadores, direcciones, resultados de tests de VIH y otras informaciones médicas. Las personas afectadas por ese robo son 5.400 singapurenses, diagnosticados como infectados por el virus hasta enero de 2013, y 8.800 extranjeros diagnosticados como portadores del VIH hasta diciembre de 2011. En Singapur, que tiene 5,6 millones de habitantes, viven numerosos extranjeros expatriados.

El principal sospechoso es un ciudadano estadounidense, Mikhy K. Farrera Brochez, que vivió en Singapur de 2008 a 2016. Farrera-Brochez fue condenado por fraude y delitos relacionados con las drogas en marzo de 2017 y deportado a los Estados Unidos tras cumplir su pena.

Farrera-Brochez mantenía una relación con Ler Teck Siang, un doctor singapurense que tenía acceso al registro nacional de portadores de VIH y que fue condenado en septiembre por haber ayudado a su pareja en sus actividades criminales y condenado a 24 meses de prisión.