Arturo Pérez-Reverte es un escritor español miembro de la Real Academia Española desde 2003. En una entrevista concedida a Infobae, manifestó que estaba a favor del lenguaje inclusivo, pero no estaba de acuerdo con emplear el término ‘todes’, dando un ejemplo incoherente que hacía notar que él ni se preocupó en estudiar el término.

“No es que yo me haya convertido a las tesis feministas, siempre creí que el lenguaje debe ser inclusivo. Tienen razón las feministas cuando dicen que el lenguaje ha estado condicionado por una sociedad patriarcal. Pero el límite es el sentido común. Lo que pasa es que cuando criticas la estupidez la gente piensa que te estas refiriendo a todo el lenguaje inclusivo. Necesito que el lenguaje sea claro, diáfano, y eficaz para contar historias. Defiendo mi herramienta de trabajo. Hay detalles que son negociables como la natural modernización del lenguaje, sino estaríamos hablando latín. Utilizo el señores y señoras, lectores y lectoras, y niños y niñas cuando hace falta. Pero no digo los alumnos y las alumnas. Digo los alumnos. Es economía del lenguaje. Otra cosa es que me pliegue a la estupidez de que todes les vaquesson explotadas y no pueden dar leche. No. ¡Váyanse al carajo! Eso viene de sectores analfabetos del feminismo, que intentan imponer el analfabetismo. Mi cuñada es una feminista académica, seria y jamás se pliega a eso. El error está en poner a cualquier enloquecida que dice que las abejas son hembras explotadas al mismo nivel que a una profesora universitaria, con amplio currículum en feminismo intelectual, a la cual sí hay que escuchar” declaró el escritor.