En Arabia Saudita todavía predomina el wahabismo, el movimiento musulmán que desde 1979 consiguió convertir al país en uno de los estados árabes con mayores diferencias entre hombres y mujeres. Por lo que las mujeres en este país no pueden, por ejemplo, sacarse el pasaporte, caminar por la calle, viajar (por su país o al extranjero), someterse a una intervención quirúrgica, casarse, alquilar un apartamento, matricular a sus hijos en un colegio, o abrir una cuenta sin el permiso de un mahram (tutor o guardián), ya sea progenitor, cónyuge, hermano o incluso su propio hijo.

Por lo que no es de extrañar que el gobierno saudita creara un app llamada Absher, que facilita el cumplimiento de este sistema tutelar, lo que impresiona, es que Absher, está disponible a través de las tiendas de aplicaciones de Apple y Google. Ambas compañías fueron criticadas por alojar esta aplicación que puede ser utilizada por los hombres para establecer el momento y el lugar hacia donde pueden viajar las mujeres, eliminando sus posibilidades con apenas un par de toques, un hecho que podría impedir los intentos de escape de las mujeres en entornos de abuso de género.

De hecho, los hombres pueden recibir notificaciones si su hija o esposa utilizan sus pasaportes. En caso de que sean descubiertas huyendo, las mujeres pueden enfrentar la pena de muerte en manos de su propia familia. Según The Washington Post, Amnistía Internacional (AI) y la organización Human Rights Watch han exigido la inmediata eliminación de esta app. En el caso de AI, un portavoz declaró a la prensa: ‘El uso de la aplicación Absher para restringir el movimiento de mujeres destaca una vez más el perturbador sistema de discriminación contra las mujeres bajo el sistema de tutela y la necesidad de reformas genuinas de los derechos humanos en el país, en lugar de solo reformas sociales y económicas’.