El gran problema de las aplicaciones para citas es que terminan siendo superficiales, ya no pasa que tienes conexiones con alguien que en principio podía no ser tu tipo, sino que ahorras buscas conectar con alguien que en principio te atrae físicamente, por lo que es muy fácil deslizar hacia la izquierda por cosas como: se está quedando calvo, usa camisetas de equipos de Hockey cuando va de vacaciones o se llama Bryan. Fue precisamente por el físico que Violeta hizo match con El Bello. Esta es quizás la historia más superficial de este recuento de Amor en Tiempos de Tinder pero no por eso deja de tener una lección.

El Bello tenía el físico para ser modelo, alto, pelo rubio, ojos claros, así que Violeta fue a esa cita viéndose despampanante, por más que la cita fuera simplemente ir a tomarse un café, cuando llegó se sorprendió al ver que El Bello se veía igual sino mejor que en fotos, y cada vez que la miraba con atención no podía evitar sentirse como un diamante en medio de carbón.

Violeta y El Bello salieron a caminar café en mano a un parque y allí empezaron a hablar de sus vidas. El Bello no hablaba mucho, Violeta no sabía si por timidez o porque no tenía de que hablar pero cuando la besó no quería que el beso terminara. Violeta cometió un error de cálculo al usar ese día labial rojo, cosa que notó cuando dejaron de besarse y él estaba completamente manchado pero mientras ella se disculpaba él le decía que no importaba. Violeta no pudo evitar pensar en Alberto y como evitaba besarla cada vez que usaba labiales fuertes y pensó en todo lo que había recorrido sin calcular todo lo que le faltaba por notar.