El Ambientalista se iba al día siguiente de viaje así que Violeta sabía que no iba a verlo por una semana, pero cuando acabas de conocer a alguien que te gusta, la persona se vuelve una adición y el cerebro, incapaz de decir “no” necesita la droga, así comenzó el ciclo de revisar las redes sin parar. Violeta esperó tres días para escribirle, a pesar de que él no la había contactado y cuando él le respondió sintió acelerar su corazón. ¿Por qué será que a veces no vemos lo que está justo delante de nuestros ojos?

Cuando el Ambientalista regresó del viaje tampoco la contactó, Violeta le volvió a escribir para preguntarle qué iba a hacer esa semana y le respondió que esperaba que verla a ella para luego enviarle una foto de él desnudo. Fue el último mensaje que Violeta recibió de él, algunas personas prefieren despedirse por todo lo alto, mostrando sus partes íntimas.

En retrospectiva Violeta debió ver todas las señales, la falta de interés de sus amigos en conocerla, que no le escribiera al regresar y que nunca le preguntó más que cosas superfluas. Violeta le escribió a Manuela a ver que pensaba y concluyeron que se trataba del show “del bueno”, hombres que muestran interés para mantenerte ilusionada mientras pueden sacarte algo, aquellos que prefieren engañar y jugar con tus expectativas para tener sexo, aquellos que no son honestos. Así salió el Ambientalista de su vida. Por ahora