La senadora y medallista olímpica mexicana Ana Gabriela Guevara, calificó de violencia de género la agresión de la que fue víctima. Guevara se incorporó a la Cámara Alta del Senado  donde expuso su caso y sus heridas manifestando  “Quiero que la gente me vea”, dijo. “Esta marca es un recuerdo constante de que haré lo que sea para luchar en contra de la violencia a las mujeres”.

Guevara narró que conducía su motocicleta en una congestión vehicular  cuando fue golpeada por una camioneta con placas del estado, al reclamar por los daños ocasionados a la moto los hombres respondieron con insultos, se bajaron del vehículo y empezaron a agredirla propinándole patadas en el cuerpo y el rostro hasta fracturarle el pómulo, abandonándola después en el sitio. La senadora logró conducir en esas condiciones hasta un módulo de ayuda vial, realizó la denuncia y fue trasladada de emergencia a un centro médico donde fue operada de emergencia para reparar la fractura en su rostro.

 Durante su declaración ante sus compañeros del senado, Guevara, visiblemente afectada física y emocionalmente manifestó “he sido siempre la más ciudadana, no tengo chófer ni uso escoltas”, “Me tocó a mí… no puse mi nombre por delante, nunca dije quién era, tampoco que era senadora de la República, fui ecuánime y aguanté cada uno de los golpes que me dieron” además se reconoció sorprendida por la violencia gratuita de la que fue víctima. “Esto que ven (su pómulo fracturado)… pude haber hecho esta conferencia con gafas, pero quiero que la gente me vea y que vea más allá de quién soy y lo que represento para este país  que primero soy mujer”, declaró ante los medios de comunicación.

Guevara también pidió ayuda para identificar a sus agresores, que “no nos debemos detener. (…) Soy legisladora y me tocó esto, no me exenta porque soy una más de este país. Estaré aquí hasta mi último día de trabajo, por la responsabilidad que tengo. Y voy a redoblar mi esfuerzo, mi trabajo en este tema (la violencia de género)”.

Entre las reacciones a la denuncia de la senadora conseguimos que en Twitter un grupo de hackers llamado Legion Holk  posicionó el hashtag  #GolpearMujeresEsFelicidad, pero parte de su avance en la red social se debió a tweets rechazando la lamentable etiqueta.

Esto sucede en México, un país con los índices de feminicidios más altos del hemisferio, donde innumerable cantidad de agresiones contra las mujeres quedan cada día sin denunciar, esperemos que la valentía de esta senadora en exigir justicia y visibilizar el peligro que enfrentan las mujeres solo por su género permita dirigir la atención pública y esfuerzos del Senado mexicano para luchar contra la violencia machista.