Uno de los últimos países en reconocer el derecho al voto de las mujeres no fue uno sin democracia o poco desarrollado como podríamos suponer. No, fue Suiza.

En un artículo publicado recientemente en National Geographic , nos recuerdan que en Suiza las mujeres no tuvieron derecho al voto hasta 1971. En algunos cantones (equivalentes a lo que conocemos como estados o provincias) se les negó el derecho a participar en votaciones locales hasta 1989.

En América uno de los primeros países en reconocer a las mujeres su derecho al voto, fue Canadá, donde las mujeres pudieron votar en algunas provincias desde 1916, y en general para elecciones federales en 1918. Aunque con un mandato corto, Canadá ya tuvo una mujer en el cargo de Primera Ministra, la abogada Kim Campbell en 1993.

La democracia de Suiza es una de las más antiguas. Desde 1291 los hombres se reunían en las plazas para votar los asuntos importantes. Esos mismos hombres negaron en varios referendos este derecho a sus madres, esposas e hijas.

En 1928, cuando las mujeres británicas lograron el reconocimiento de su derecho al voto, las suizas hicieron una marcha con una carroza con un gran caracol para simbolizar el lento andar del progreso para las mujeres en su país. No sería hasta 1959 que lograrían una primera votación sobre el tema. Este referendo contaría con una importante campaña por parte de grupos de mujeres que con la imagen de un chupón abandonado y el alegato de que el rol de las mujeres era quedarse en casa a criar los hijos, aseguraron un resultado negativo para las mujeres progresistas que verían retrasado el reconocimiento de su derecho por 12 años más.

Finalmente, en el referendo del 1971 el 66% estuvo a favor del reconocimiento de este derecho a las mujeres. A pesar de esto, todavía en 1990 la Corte Suprema Suiza tuvo que emitir una decisión para forzar a todos los cantones a dar cumplimiento a la enmienda federal sobre la igualdad de derechos.

Krulwich, autor del artículo, hace el contraste del caso del sufragio femenino en Suiza con la nominación de Hillary Rodham Clinton a la presidencia de Estados Unidos por el partido Demócrata, nominación que aceptó vestida de blanco en clara referencia a los trajes blancos que usaban las sufragistas en sus protestas por el reconocimiento del derecho al voto.

En el caso de Venezuela, la Constitución aprobada el 5 de julio de 1947 por una Asamblea Constituyente, fue la primera en reconocer el voto femenino, pero hasta la fecha no hay mujeres en su historia presidencial.

Suiza se puso al día y ya lleva 6 presidentas. En cambio, en muchos otros países aunque podamos votar, todavía no se presenta la oportunidad de ejercer ese voto para elegir a una presidenta: actualmente en el mundo solo 22 países son dirigidos por mujeres. En el caso de Estados Unidos, 96 años tuvieron que pasar desde el logro del voto femenino hasta estar tan cerca de elegir una Presidenta, lo que sin duda es un hecho histórico.