El mundial de futbol femenino no se jugará hasta dentro d un mes y ya tiene su primera controversia, la ganadora del Balón de Oro en 2018, la noruega Ada Hegerberg no participará en el mismo. Hegerberg exigió en el 2017 a los dirigentes federativos noruegos que se le diera el mismo trato a la selección noruega femenil que la varonil: sueldo iguales, buena infraestructuras, planificación, desarrollo y alojamientos tan confortables. El plazo para decidir las 23 jugadoras para ir al Mundial ya se cumplió y, en la lista de Noruega, el entrenador Martin Sjogren no menciona a Hegerberg.

“Como entrenador te necesitas concentrar en las jugadoras que quieren formar parte del equipo y Ada no quiere. Hemos tratado de solucionarlo, hemos tenido reuniones, pero ella decidió no jugar. Respetamos eso y hemos trabajado fuerte con las otras jugadoras que han hecho un gran trabajo”, dijo Sjogren a la BBC.

Por su parte, la delantera de 23 años expresó en un comunicado: “El fútbol es el deporte más importante de Noruega para las niñas y lo ha sido durante años, pero las chicas no tienen las mismas oportunidades que los chicos”. La Federación Noruega de Fútbol y el sindicato de futbolistas de ese país firmaron un acuerdo para que haya igualdad de salario entre mujeres y hombres pero no hubo acuerdo respecto a las otras solicitudes, por lo que Hegerberg se mantuvo firme en su decisión.

“Sé lo que quiero y conozco mis valores, por eso es fácil tomar decisiones difíciles cuando sabes cuáles son las ambiciones y cuáles son los valores que defiendes. Se trata de ser sincera contigo, ser tú misma”, defendió la jugadora del Olympique de Lyon en entrevista con CNN a finales de 2018.