Este año bien por resistir la realidad presente, persistir en las exigencias y la necesidad de transformación o por los logros alcanzados, las mujeres nos mantuvimos al frente, al punto que muchos están llamando al 2017 el año feminista.

Empezamos enero con el duelo por la llegada a la presidencia de una nación tan importante como EEUU de Donald Trump contra la primera mujer en asegurar la candidatura del partido demócrata, el triunfo contra la voluntad del voto popular de un hombre que considera a las mujeres objetos, lejos de desanimarnos, nos puso en guardia, la marcha de las mujeres al día siguiente de la investidura de Trump, tomo Washington y muchas otras ciudades del mundo. 5 millones de personas participaron en todo el mundo y fue el evento del año según Facebook.

Esta marcha fue una conmovedora muestra de civismo, diversidad y activismo, la unión ante los tiempos difíciles que se advertían bajo el mandato de Trump era la única forma de garantizar que los derechos de las mujeres, inmigrantes y ciudadanos en general se respetaran, para que no se crea que se puede capitalizar el odio de algunos como una fuerza para limitar y atropellar los derechos de muchos.

En marzo, para demostrar que seguíamos hablando en serio, por el día de la mujer se celebro el primer Paro Internacional de Mujeres (PIM) realizado el 8 de marzo del 2017 fue llevado adelante por organizaciones de mujeres de más 50 países para visibilizar la violencia machista en todas sus formas y expresiones. Fue un movimiento de base formado por mujeres de diferentes partes del mundo, inspirado desde Polonia y creado en las últimas semanas de octubre de 2016 en respuesta a la violencia que experimentan las mujeres contemporáneas. A estas manifestaciones se unió la aparición de la estatua de una niña frente al emblemático toro de Wall Street en Manhattan, la estatua  llamada “La niña sin miedo” buscaba  llamar la atención sobre la brecha de género en el mundo de los negocios.

La televisión también encontró el estreno perfecto para estos tiempos de gobernantes que aspiran lograr un retroceso en los derechos de las mujeres, como se intento con los recortes de fondos a Planned Parenthood, con “The Handmaid’s Tale” la serie de televisión basada en la novela de 1985 del mismo nombre de la escritora canadiense Margaret Atwood, nos asomamos a un mundo con una restricción extrema de las libertades de las mujeres, la serie viene arrasando en las ceremonias de premios como los Golden globes y los Emmy y nos puso mas alertas. “Nolite te bastardes carborundorum”.

Otra que nos recordó nuestro poder y que debemos dar la pelea fue la Mujer maravilla, estrenada en junio, es la primera película de superhéroes dirigida por una mujer, 76 años tomo llevarla a la gran pantalla y que la industria entendiera que son necesarias las películas con personajes femeninos fuertes dirigidas por mujeres.

Los avances no solo se limitaron a la representación en los medios, en la vida real las mujeres en el Líbano se liberaron de una ley injusta que permitía a los violadores evitar ser encarcelados si se casaban con su victima, “Al tener esta ley se creó una tolerancia para la violación, y una cultura que legitima y excusa la violación en ciertas circunstancias” declaro Bassam Khawaja, de Human Rights Watch en Líbano. Y en septiembre las mujeres de Arabia Saudita, celebraron que a partir del 2018 podrán conducir, las saudíes no pueden conducir desde 1990.

Otra toma de los medios para visibilizar los problemas que afectan a las mujeres sucedió en octubre, cuando las mujeres decidieron boicotear twitter, pero fue otra protesta la que tomo esta red social, una donde las mujeres dejaron de hacer silencio y al contrario alzaron su voz para reconocer que tenían alguna experiencia de acoso sexual.

Esta iniciativa recogida bajo los hashtag #Metoo y sus traducciones a diferentes idiomas, fue creada originalmente por Tarana Burke y promovida por Alyssa Milano, ante la explosión mediática del caso Harvey Weinstein, donde una de las principales afectadas fue Rose McGowan. Milano en su twitter proponía a las mujeres que publicaran en sus redes la frase “Me too” (Yo También), para demostrar la magnitud del problema que representa el acoso sexual en nuestra sociedad y la cantidad de mujeres que han sido víctimas. Milano empezó por ella misma y sin dar detalles respondió a su propio tweet con un “Me too” y a partir de allí van cientos de miles de respuestas y la campaña se extendió a redes como Instagram y Facebook.

Muchas mujeres decidieron compartir su historia, otras solo se sintieron cómodas admitiendo que ellas también fueron víctimas, pero entre todas demostramos que la situación está normalizada, que algunas nos mantuvimos calladas demasiado tiempo y otras fueron silenciadas e ignoradas por ser valientes y decir la verdad, pero ahora todas estamos juntas en esto y estamos decididas a cambiar nuestra sociedad hasta hacerla más segura para todxs. Algunos dicen que el feminismo está de moda, nosotras creemos que la posibilidad de comunicarnos, conocer otros casos similares y entender que tenemos poder como colectivo para detenerlo en lo que causa esta fuerza, sabemos que estamos juntas y vamos a defendernos.

En Noviembre, pintamos el mundo de naranja por la eliminación de la violencia contra la mujer y en todo el mundo se llevaron a cabo manifestaciones y protestas para crear conciencia sobre este tema, en medio de los efectos del caso Weinstein la violencia contra las mujeres en especial la sexual, empezó a visibilizarse cada vez mas para sorpresa de algunos hombres, entre esos Matt Damon el nuevo rey indiscutible del #NotAllMan.

Para Diciembre las noticias del movimiento #MeToo o “Quienes rompieron el silencio”, como persona del año de la revista Time, que en su portada retrato al grupo de mujeres que admitieron ser victimas de violencia sexual en diferentes contextos demostrando que todos los ámbitos de nuestra sociedad son espacios donde las mujeres experimentan acoso. Una de las fotografiadas es una mujer de espaldas ocultando su identidad, en representación de todas aquellas que todavía no hablan, de todas aquellas que siguen en el anonimato.

Feminismo también fue la palabra más ingresada en el buscador de la editorial Merriam-Webster en 2017. Los eventos que ocurrieron durante el año dieron lugar a la cantidad de búsquedas que esta palabra generó. “Picos específicos nos dan una idea de algunas de las razones por las cuales fue la más buscada”, explica la editorial en su página web.

Todos esos eventos a lo largo del año junto a otros como las luchas de las congresistas estadounidenses para dar a respetar su voz, Serena ganando torneos embarazada, Nueva Zelanda con Jacinda Ardern como Primer Ministra, Ana Brnabic frente a Serbia y así diferentes logros que demuestran que aun en el panorama más difícil seguimos avanzando., pero no todo fue positivo, el 2017 también fue un año donde se atacaron nuestros derechos reproductivos en diferentes partes del mundo con mayor intensidad, seguimos ganando menos, cargando con la mayor parte de las tareas de cuidado de la familia y el hogar y nos siguen violando y matando.

Falta mucho para lograr una vida libre de violencia, pero a diferencia de otros años, el 2018 parece venir cargado de sororidad, cada vez parece más claro para todas que tenemos los mismos objetivos, que todo lo que impide el desarrollo para una, lo impide para todas, que el logro de una debe sentirse como el logro de todas. En Mulier estamos muy contentas porque al revisar los hitos más importantes de este año, todos los reseñamos y compartimos para ustedes, para este 2018 seguiremos aprendiendo y luchando juntas, esperamos que nos acompañen y se involucren en la transformación de sus realidades. #UnidasSomosMás